16 de diciembre de 2012

Confitura especiada de pera, arándanos y granada



Vale.
Si.
El color no es que sea espectacular porque no pude encontrar arándanos frescos y tuve que conformarme con los deshidratados, pero os aseguro que el sabor de esta confitura es DI-VI-NO.

Es el acompañamiento perfecto para nuestra cena navideña, bien sea a toquecitos sobre una ensalada, sobre una rodaja de queso de cabra o acompañando a alguna carne roja o de caza como pato, jabalí o un buen solomillo.

Esta confitura es el toque definitivo para cualquier plato que preparéis porque concentra en si misma todos los sabores de la Navidad: arándanos, granada, jengibre, canela... ¿qué más se puede pedir?


INGREDIENTES

  • Una pera madura (pero no excesivamente blanda)
  • Un paquete de arándanos rojos deshidratados (si encontráis frescos mejor que mejor)
  • Media granada
  • Una rama de canela
  • Una naranja
  • 3/4 de taza de azucar
  • Una estrella de anís
  • Un trozo de jengibre fresco (como una almendra) o jengibre escarchado (una cucharada)
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de una mezcla de pimienta negra, clavo, canela, cardamomo y comino
  • Un chorrito de agua

Pelamos la pera, la descorazonamos y la cortamos en cuadrados pequeños. La ponemos en una cazuela y añadimos la piel de la naranja rallada o en tiras finas (yo lo hice con el rallador de cítricos) y el zumo de esta. 
Agregamos la rana de canela, la estrella de anís, la cucharada de mezcla de especias, la pizca de sal, el azúcar y el jengibre pelado y picado, los arándanos y los granos de granada.

Para que la canela suelte todo su sabor, si es de la comprada en el supermercado que tiene una corteza muy gruesa podemos darle un pequeño golpe con el cuchillo antes de añadirla.

Ponemos la cazuela a fuego medio y dejamos que se vaya cociendo lentamente, agregando un poco de agua en el caso de que fuese necesario. Lo tendremos unos 20 minutos al fuego y cuando tenga la textura que nos gusta retiramos del fuego y quitamos la rama de canela y la estrella de anís.




¡Y ya está!

Sólo queda coger un buen trozo de pan y probar lo buena que está. Si habéis conseguido arándanos frescos la confitura tendrá un precioso color rojo brillante que la hará aun más atractiva.

Y si preferís utilizarla como salsa tradicional sólo tenéis que triturarla en caliente y pasarla por un chino para eliminar las semillas de la fruta y tendréis una deliciosa salsa dulce sin grumos.


6 comentarios:

  1. El color es lo de menos, lo que importa es el resultado final, el sabor y desde luego que tiene que estar riquísimo.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii, jajaja, que esta bueno puedo prometerlo ;)

      Eliminar
  2. Me da igual el color, tiene pinta de estar de vicio.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya me hecho fan de esta confitura, me encanta como acompañamiento :)

      Eliminar
  3. MAdre mía yo no sé coo será con los arándanos frescos pero así tiene una pinta fenomenal, qué ganas de probarla, ñam, ñam, ñam..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Animate a hacerla, que es muy sencilla y está muy rica ;)

      Eliminar