14 de noviembre de 2012

Bienvenid@s + Bizcocho de limón y semillas de amapola


¡Por fin! ¡Por fin! ¡¡Ya está listo!!

Hace meses que estoy dándole vueltas a la idea de abrir un blog de cocina (especialmente de dulces) pero por "h" o por "b" siempre, lo retrasaba, aplazaba, postergaba y resto de sinónimos que se os ocurran con "aba".

El caso es que hace unos días tomé la decisión de hacerlo de una santa vez y desde entonces no he parado de buscar, editar, cambiar, mejorar y adaptar la página hasta que ha quedado más o menos a mi gusto. Luego había que cocinar, probar, cambiar, mejorar, hacer fotos, editar, recortar, retocar y conseguir que el resultado de todo fuese algo medianamente aceptable.

Total que en los últimos días he pasado más horas sentada delante del ordenador que durmiendo, pero ya por fin está lista, ya os puedo dar la bienvenida a tod@s a Sweet Home Temtations.

Y como no hay mejor forma de empezar que haciendo lo que se ha venido a hacer os dejo la primera receta:


BIZCOCHO DE LIMÓN Y SEMILLAS DE AMAPOLA



Hace un tiempo vi a Joyofbaking hacer pan de limón y semillas de amapola, y como precisamente tenía una bolsita de semillas de amapola muerta de risa en casa me dije "oye, pues no es mala idea". 

Y me puse manos a la obra. Eso si, adaptando la idea a un bizcocho, que los "panes/bread" de cosas están bien para desayunar pero a mi me gusta más algo esponjoso y que no necesite nada encima, que puedas llegar a media tarde y meterte un buen trozo entre pecho y espalda a palo seco.

Así que la receta del bizcocho es mía, pero si queréis probar a su manera seguro que también sale buenísimo.

INGREDIENTES:
  • 150g de azúcar blanco
  • 3 huevos medianos
  • 150ml de aceite de oliva suave
  • 250g harina
  • 1 sobre de levadura
  • 1 cucharada sopera de semillas de amapola
  • Un limón y medio con la piel limpia y seca



Lo primero que hacemos es colocar en un bol la harina, las semillas de amapola y el sobre de levadura y mezclarlo bien.

Una vez hecho esto separamos las yemas de las claras. Colocamos las claras en un bol grande y las batimos a punto de nieve con unas barillas, preferiblemente con batidora eléctrica. 

Cuando estén firmes añadimos el azúcar y las yemas y mezclamos durante un buen rato hasta conseguir una mezcla homogénea. Cuanto más batamos en este punto más esponjoso quedará el bizcocho.

Después añadimos el aceite y la mezcla de harina poco a poco, dejando que los ingredientes se integren completamente (osease, seguir batiendo).

Una vez que tenemos toda la harina incorporada añadimos la ralladura de la piel del limón. Cuidado con que el rallador sólo raspe la parte amarilla, porque si llegáis a la blanca podría amargar un poco. Después exprimimos el zumo y lo incorporamos también al bol.

Nos quedará una mezcla ligera, con un poco más de cuerpo que la de unas magdalenas.

Lo ponemos en un molde alargado engrasado con mantequilla y un trozo de papel vegetal (papel de horno) en el fondo para que sea más fácil desmoldarlo, y lo introducimos en el horno a 160º-170º durante 45-50 minutos.

Mientras se hace el bizcocho preparamos un almíbar de limón para cubrir el bizcocho por encima. Ponemos el zumo de medio limón junto con 2-3 cucharadas soperas de azúcar (dependiendo de la cantidad de zumo que haya salido y lo golosos que seamos) en un bol y lo metemos a calentar al microondas. 

Lo vamos calentando poco a poco a intervalos de 30 segundos y vamos batiendo hasta que el azúcar se haya disuelto completamente y la mezcla tenga una textura ligera pero consistente, como miel caliente.

Una vez que el bizcocho está listo (comprobamos que al pincharlo con un palillo este sale limpio) lo sacamos del horno y con ayuda de un pincel lo barnizamos con el almíbar de limón (yo le puse un par de capas).

Dejamos enfriar un poco en el molde y ¡listo!. Sólo queda desmoldarlo y comerlo.



Mirad que brillo tan bonito le da el almíbar, y demás hace que el bizcocho quede mucho más jugoso.

¡¡Imposible resistirse a comer un trozo!!



Y con esto me despido, espero que os guste esta nueva aventura y que me acompañéis en ella, pero sobre todo espero que os guste la receta, que la pongáis en práctica y, lo más importante, ¡que me contéis que tal os sale!


Pd: Este bizcocho en mi casa no dura ni dos días ¡si pestañeas te lo pierdes! jajaja.

16 comentarios:

  1. Me encanta este nuevo blog ;)
    La ointa del bizcocho es... ¡Ay!

    ResponderEliminar
  2. Que pinta!!! Ainch que tnetaciones y yo a dieta U_U Me ha encantado tu blog, me quedo por aquí. Te invito a visitarme, aunque el mio no es de este tema ^_^

    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La dieta se puede saltar un día ;) (pero sólo uno)

      Eliminar
  3. Mmmmm!!! Qué buena pinta tiene! Y qué esponjoso se ve! ^o^
    Ya tienes una nueva seguidora :D

    Bss
    Cat Studio Lady
    .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, es muy esponjoso, perfecto para comer sólo :)

      Eliminar
  4. Mmmmmmmm...el bizcocho....muy sabroso!Muy bien hecho el articulo!Te segui ahora,seguimi tambien tu!Gracias!Un saludo!Un saludo!Angela
    http://reponseprizee.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Guapetona me encanta tu blog, lo que tienes que hacer es animarte y montar un negocio por pucela que tienes muy buena mano en la cocina. Suerte con el blog! de parte de una vieja amiga...

    ResponderEliminar